Banner
Banner
Banner
Home Turismo Emoción y lágrimas en llegada a Cuba de crucero de EE.UU
Miércoles, 18 Mayo 2016 17:54

Emoción y lágrimas en llegada a Cuba de crucero de EE.UU

  Cortesia ELNUEVODIA.COM/ nota Por Anne Marie García
Valora este artículo
(1 Voto)

Emoción, risas y lágrimas para los cubano americanos que llegaron a la isla el pasado 2 de mayo en el primer crucero que zarpó de Estados Unidos con destino a Cuba en más de 50 años.

Carlos Orta, uno de los veinte cubano americanos de un total de cerca de 600 pasajeros que llegaron a bordo de “Adonia”, un crucero de lujo de la compañía Carnival, no logró contener las lágrimas al hablar con los periodistas en el puerto de La Habana.

“Cuando empecé a ver las costas cubanas sentí una emoción muy fuerte” expresó Orta quien no pudo seguir hablando porque las lágrimas no lo dejaron.

“Esto es muy fuerte”, expresó Orta quien trabaja ahora como relaciones públicas en una empresa. Y tras secarse las lágrimas y pedir disculpas prosiguió “me fui de Cuba cuando tenía tres años, de eso hace 46 años, y nunca pensé que un momento como este iba a llegar, estoy emocionado y  contento a la vez”.

El gobierno de Cuba cambió hace algunas semanas sus regulaciones internas y autorizó a los ciudadanos cubanos, de dentro y fuera de la isla, a salir y entrar del país en embarcaciones, decisión que surgió después de un acuerdo con la compañía de cruceros Carnival.

Los ciudadanos cubanos no estaban autorizados a utilizar embarcaciones para salir o entrar a Cuba a causa de una serie de crisis migratorias, como las del Mariel en los años 80 o de los balseros en los 90, y varios intentos de secuestros de barcos para abandonar la isla.

Arnold Donald, director general de Carnival Corporation, manifestó al llegar a tierra cubana su satisfacción de “ser parte de este momento histórico”.  Además agradeció a la administración de Barack Obama y al gobierno de Raúl Castro “que hicieron este momento posible y queremos que este viaje sirva de puente entre el pueblo estadounidense y el cubano”.

Cuba y Estados Unidos anunciaron el 17 de diciembre del 2014, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas que Washington había roto más de 50 años atrás, y en agosto pasado los dos países abrieron embajadas en La Habana y en Washington, en tanto a finales de marzo Obama realizó la primera visita de un presidente estadounidense a la isla en cerca de 80 años.

Pero a pesar de este acercamiento el embargo financiero, comercial y económico impuesto por Estados Unidos contra la isla desde hace más de 50 años sigue en pie y los ciudadanos estadounidenses no pueden venir como turistas a Cuba y solo pueden viajar a la isla con permiso del Departamento del Tesoro.

Diane Liotat, una empresaria de Nueva York, se bajó del crucero con dos banderitas en la mano, la de Cuba y la de Estados Unidos, y explicó que acababa de realizar el sueño que ella y su esposo tuvieron toda la vida.

“Antes de fallecer en octubre pasado, mi esposo medijo que hiciera este viaje en su nombre, y estoy segura que dondequiera que este ahora me está viendo. Estoy muy contenta de estar en esta linda isla, de poder intercambiar con este pueblo acogedor y cariñoso” comentó Liotat con emoción en la voz.

Decenas de cubanos y cubanos acudieron a lo largo del malecón habanero y en la avenida del puerto para ver llegar al crucero, muchos enarbolaron banderas cubanas y estadounidenses.

Uno de ellos, el médico Carlos Frometa,  auguró que este crucero era el primero de muchos más y un nuevo paso de acercamiento entre Cuba y Estados Unidos.

“Bienvenida la amistad entre cubanos y estadounidenses, es bueno que nos vengan a ver de Estados Unidos, que vengan los cubanos de allá, estamos en el inicio de un proceso largo que es por el bien de los dos pueblos, estoy seguro de eso”.

En tanto Sara Medero, enfermera de profesión,  explicó esperanza de ver los viajes incrementarse algo que debe contribuir al desarrollo del turismo y a “una mejora económica para nuestro país que tanto lo necesita”.

Tras pasar la aduana e inmigración los pasajeros del crucero fueron recibidos por grupos folclóricos cubanos y todos juntos pudieron bailar, conversar e intercambiar.

Vicky Rey, empresaria que estuvo 49 años sin venir a Cuba, dijo que “se me salía el corazón” cuando vio las costas de Cuba. “Después de tanto tiempo reencontrarme con mi tierra, la tierra donde nací y de la que tanto mi mamá me habló, fue algo muy intenso. Vengo con la mente abierta, quiero disfrutarlo mucho, mirarlo todo”.

El crucero Adonia vendrá dos veces al mes a la isla, con unos 700 pasajeros a bordo, pasará algunos de días en La Habana, después zarpará hacia Cienfuegos, a unos 450 kilómetros al sureste de la capital, allí se quedarán dos días y después se dirigirán hacia Santiago de Cuba, a unos 850 kilómetros de La Habana, antes de regresar a Miami.

Victor Veloso, presidente del grupo Havanatur, el socio cubano de Carnival, explicó que  la apertura de Cuba al turismo de crucero es “una gran oportunidad para todos los países del Caribe de diversificar su oferta multi destino y lejos de preocuparse nuestros vecinos caribeños deben ver que se abre una posibilidad de multiplicar este turismo para beneficio de todos los pueblos del Caribe”.

Cortesia ELNUEVODIA.COM/ nota Por Anne Marie García

 

 

Leído 849 veces
Banner
Banner
Banner


Acceso al Sistema

Banner