Banner
Banner
Banner
Home Tomando Nota Rincón del Consumidor Estafas de llamadas automáticas pre-grabadas impulsan sistemas de alerta médica
Viernes, 23 Agosto 2013 12:00

Estafas de llamadas automáticas pre-grabadas impulsan sistemas de alerta médica

  Bridget Small
Valora este artículo
(0 votos)
Estafas telefónicas Estafas telefónicas

NY julio 2013- Especialista Superior en Educación de Consumidores, FTC (Comisión Federal de Comercio)

Lo último en llamadas de venta pre-grabadas inoportunas e ilegales proviene de estafadores que promocionan un sistema de alerta de seguridad para personas mayores.

Los operadores de estas llamadas manipulan un número de teléfono para que en tu aparato de identificación de llamadas parezca una llamada local. Si atiendes el teléfono, escucharás un mensaje diciendo que eres elegible para recibir un sistema de alerta, o una actualización de su sistema, o que alguien compró un sistema para ti. El mensaje te indica que "presiones el número uno" en tu teléfono para hablar en directo con un operador, quien rápidamente te pedirá el número de su cuenta bancaria, tarjeta de crédito o de Medicare, y tal vez un domicilio, para "facilitar el despacho y envío".

¿La mejor respuesta? No presiones ningún número y no hables en directo con un operador. Hay gente que dio su información y le efectuaron cargos mensuales de $35 y aún más por ese sistema "gratis". Si recibes una llamada con un mensaje de ventas grabado y no le diste autorización escrita a la compañía para que te llamen, la llamada es ilegal. Como la llamada misma es ilegal, puedes apostar que el ofrecimiento es una estafa. Si diste información en respuesta a una llamada de este tipo, revisa tus resúmenes de cuenta. Si encuentras cargos inesperados, solicita a tu banco a su compañía de tarjeta de crédito que los elimine. Por último, establece contacto con la FTC en internet o llamando al 1-888-382-1222 para reportar tu experiencia.

 


 

Los secretos de su tarjeta de crédito

Por Luisa Fernanda Montero

Tarjetas de CréditoEl uso de tarjetas de crédito es una práctica común entre los estadounidenses; lo que no es común es que los usuarios calculen sus compras con cabeza fría y revisen sus cuentas.

Aquellos que caen en lo primero, que son muchos, terminan asumiendo deudas eternas y pagando intereses, intereses y más intereses.

Y los que caen en lo segundo, es decir en aquello de no hacer cuentas, no revisar facturas, ni extractos; que suelen ser los mismos, resultan pagando sin darse cuenta cosas que no han comprado y cargos que no han asumido.

¿En que grupo está usted?

De acuerdo con un estudio recientemente publicado por el grupo consultor Aite, no todos los cargos que aparecen en los extractos de los tarjetahabientes son el resultado de sus decisiones concientes. ¿De que estamos hablando? Estamos hablando de los llamados Grey charges - cargos grises - que no son más que cargos resultantes de ventas engañosas y tarifas ocultas de las que usted, muchas veces ni se entera.

Según los juiciosos expertos que hicieron el mencionado reporte, en Estados Unidos los dichosos cargos grises llegan a costarle a los usuarios unos 14 billones de dólares al año. En promedio, eso implica que por usuario la pérdida es de unos 215 dólares anuales.

Así que el asunto merece atención, porque, no creo que queramos ir regalando nuestro dinero por ahí. Entonces, ¿qué tal si la próxima vez que reciba el extracto o el cobro de su tarjeta de crédito se sienta y lo revisa con atención?

Compruebe, para empezar, que las cuentas estén claras, es decir que usted haya comprado lo que le estén cobrando y sea especialmente cuidadoso con las ofertas periódicas. Muchos servicios y productos que le ofrecen gratuitamente de repente se convierten en un compromiso, usted resulta siendo miembro de – vaya a saber que – y la cosa es que tiene que pagar.

Para que la revisión del cobro de su tarjeta no se le convierta en un galimatías interminable, trate de ser organizado con sus cuentas, mantenga un record de las compras que realiza con las tarjetas de crédito y recuerde que siempre puede comunicarse con un asesor y aclarar sus dudas. Pero si usted es de los que paga a ojo cerrado y ni siquiera se toma el trabajo de darle una mirada a los recibos es muy probable que esté pagando más de la cuenta.

Y eso no será una casualidad, solo en el 2012 cerca del 35 por ciento de los tarjetahabientes de este país fueron víctimas de al menos un Grey charge, y el promedio de pagos inadecuados es de 215 dólares por persona, pero hay quienes llegan a pagar más de 500, así no más.

Lea los términos de cualquier contrato y no excluya los que realiza vía Internet, muchas veces, caemos en la trampa de aceptar los términos y condiciones, oprimiendo una tecla, sin darnos cuenta de qué es lo que estamos aceptando. Este tipo de comportamientos, pueden acarrear pagos indeseados por la aceptación de servicios que realmente no solicitamos y no queremos.

Use sus tarjetas a conciencia, piense más de una vez cuando las vaya a usar. Es muy fácil incurrir en gastos innecesarios por la facilidad del crédito, pero no olvide que las cuentas llegan y hay que pagarlas. Cuide su bolsillo, nadie puede hacerlo mejor que usted.

Luisa Fernanda Montero
Para La Red Hispana

 

Leído 1130 veces Modificado por última vez en Viernes, 23 Agosto 2013 12:10
Banner
Banner
Banner


Acceso al Sistema

Banner