Banner
Banner
Banner
Home Tomando Nota Rincón del Consumidor ¿Demasiadas medicinas? El enamoramiento de Estados Unidos con los medicamentos de receta
Lunes, 29 Enero 2018 00:22

¿Demasiadas medicinas? El enamoramiento de Estados Unidos con los medicamentos de receta

  Por Teresa Carr Consumer Reports/Nota parcial
Valora este artículo
(0 votos)

Hoy en día tomamos más pastillas que nunca ¿Es eso más dañino que beneficioso?

Si eres como la mayoría de los estadounidenses, es probable que comiences el día con un baño caliente, una taza de café y un puñado de pastillas.

Más de la mitad de las personas toman regularmente medicamentos con receta: un promedio de 4, de acuerdo con una encuesta nacional representativa de Consumer Reports de 1,947 adultos. Muchos en ese grupo también toman medicamentos de venta libre, al igual que vitaminas y otros suplementos dietéticos.

Resulta que los estadounidenses toman más pastillas hoy que en cualquier otro momento de nuestra historia reciente (consulta “Pill Nation: The Rise of Rx Drug Use”), y mucho más que otras personas en cualquier otro país.

La finalidad de gran parte de esos medicamentos es para salvar vidas, o por lo menos mejorarlas. Pero, en muchos casos no es así.

El daño derivado del uso inadecuado de los medicamentos con receta es asombroso. Casi 1.3 millones de personas acudieron a las salas de emergencia en Estados Unidos debido a efectos adversos por los medicamentos en 2014, y alrededor de 124,000 murieron a causa de esos eventos. Lo anterior se basa en estimaciones de datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Otras investigaciones sugieren que hasta la mitad de esos eventos pudieron prevenirse.

Además, toda esa mala medicina es costosa. Según un estudio de mercado del Instituto de Informática de Atención Médica de IMS, en Estados Unidos el mal uso de medicamentos, los medicamentos como tal y los servicios médicos relacionados, representa un gasto estimado de $200 mil millones por año.

En nuestras encuestas anteriores hemos encontrado que los mayores costos de los medicamentos, incluidos medicamentos más costosos y mayores costos de desembolso directo, también afectan los presupuestos familiares. Muchas personas comentan que se vieron en la necesidad de recortar el gasto de abarrotes o retrasar el pago de otras cuentas para poder pagar sus recetas.

El costoso y dañino hábito del uso de pastillas en la nación se presenta de varias formas:

Tomar demasiados medicamentos. Nicole Lamber, de Williamsburg, Virginia, dice que se ha vuelto "completamente disfuncional", con dolor, sarpullidos, diarrea y ansiedad, debido a los efectos adversos de varios medicamentos, entre ellos algunos que su médico le recetara para tratar los efectos secundarios de las recetas iniciales.

Tomar medicamentos que no son necesarios. Jeff Goehring de Waukesha, Wisconsin, sufrió un debilitante ataque cerebral poco después de haber empezado a tomar testosterona que su médico le recetó para la fatiga, a pesar de que la Administración de Alimentos y Medicamentos no ha aprobado dicho medicamento para ese uso, de acuerdo con una demanda en la que está involucrado.

Tomar medicamentos para prevenir. Diane McKenzie, de Alsip, Illinois, sufría de episodios regulares de diarrea y vómitos, efectos secundarios que atribuyó al medicamento metformina, que su médico le recetó para "prediabetes", o un nivel de azúcar alta en la sangre al límite. Pero McKenzie descubrió que al perder peso sus niveles de azúcar en la sangre se controlaron sin necesidad de medicamentos.

¿Por qué tantas personas toman tantas pastillas potencialmente nocivas?

Según Andrew Powaleny, director de asuntos públicos para la organización Pharmaceutical Research and Manufacturers of America (PhRMA), un grupo comercial, esto es en parte porque, aunque todos los medicamentos plantean algunos riesgos, a menudo son esenciales para tratar enfermedades debilitantes o mortales.

Claro está que algunas personas, especialmente aquellas que no cuentan con seguro o con seguro insuficiente, no reciben toda la atención que necesitan, incluidos los medicamentos.

Sin embargo, muchos estadounidenses, al igual que sus médicos, han llegado a pensar que cada síntoma, cada indicio de enfermedad requiere un medicamento, dice Vinay Prasad, M.D., profesor asistente de medicina en Oregon Health & Science University. "La pregunta es, ¿de dónde sacaron tal idea? No la inventaron”, comenta. La cultura en la que estamos inmersos ha sembrado esa idea en la mente de las personas".

Los expertos que consultamos dicen que es una cultura dirigida por el intenso mercadeo de las compañías farmacéuticas y un sistema de atención médica cada vez más hostil que hace que una receta sea la manera más fácil de abordar las necesidades del paciente.

Para investigar este problema cada vez mayor y para ayudarte a controlar tus medicamentos, buscamos el consejo de expertos sobre cómo trabajar con médicos y farmacéuticos para analizar tu régimen de medicamentos. Revisamos las listas de medicamentos que nos enviaron 20 lectores de Consumer Reports para ver si podíamos encontrar algún problema y alertarlos si ese fuera el caso. También enviamos 10 compradores secretos a 45 farmacias en Estados Unidos para constatar qué tan bien identifican los farmacéuticos las interacciones entre medicamentos que podrían originar problemas. Por último, recopilamos una lista de 12 condiciones que a menudo se tratan por primera vez con medicamento, pero que por lo general no es necesario.

Una creciente oleada de riesgo

Los problemas de Nicole Lamber comenzaron con un solo medicamento de venta con receta, cuando debido al estrés por su primer trabajo como asistente médica, un médico colega le recetó alprazolam (Xanax). "No me dieron advertencia alguna al respecto, solo me lo presentaron como un medicamento seguro", dice. Después de unos meses, Lamber, que ahora tiene 38 años, estaba deprimida, con pensamientos suicidas. "Me asusté", recuerda.

Durante los siguientes 5 años, Lamber dice que vio a varios médicos que le recetaron más y más medicamentos: para levantar su estado de ánimo y ayudarla a concentrarse, Adderall para TDAH; otro medicamento para contrarrestar los efectos secundarios del Adderall, otros para mejorar su apetito y ayudarla a dormir y cuando su ansiedad empeoró, otro sedante.

La combinación, comenta, la enfermó tanto que no podía ni salir de casa. "Consulté muchísimos especialistas", recuerda. "Un médico gastroenterólogo para mi diarrea crónica, un ortopedista y reumatólogo para el dolor de las articulaciones, un dermatólogo para el sarpullido. Ninguno de ellos me preguntó acerca de mi lista de medicamentos.

La historia de Lamber no es única: los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades indican que el porcentaje de estadounidenses que toman más de 5 medicamentos con receta casi se ha triplicado en los últimos 20 años. Y en nuestra encuesta, más de un tercio de las personas de 55 años o más toman esa cantidad de medicamentos y el 9% más de 10.

En algunos casos, los medicamentos múltiples son "plenamente apropiados", dice Michael Hochman, M.D., de la facultad de medicina Keck de University of Southern California. Pero a medida que sube la cantidad de medicamentos, más precauciones deben tomarse. "El riesgo de eventos adversos aumenta exponencialmente cuando una persona toma 4 o más medicamentos".

Leído 87 veces
Banner
Banner
Banner


Acceso al Sistema

Banner