Banner
Banner
Banner
Home Salud Decídete La alegría no se compra
Jueves, 21 Julio 2016 19:28

La alegría no se compra

 
Valora este artículo
(0 votos)

Hoy mientras admiro las plantas en la huerta, preparo dos bouquet de flores para perfumar y decorar el hogar. Margaritas, salvias y hortensias, rosas, geranios y helecho plumoso. ¡Este verano, hasta ahora, ha sido espectacular! y el jardín me ha dado mucho placer. Aquí, en el fondo de casa, es donde me encontrarás cada mañana regando descalza, mis amadas plantas. Podando, sembrando o jugando con mis dos perros, a “quien espanta mas rápido a las ardillas”. Me siento enamorada de cada pimpollo, cada nuevo nido, cada atardecer. Mi gratitud por este momento es infinita.

Últimamente me cuesta mucho estar “molesta por algo o con alguien” por un largo tiempo y cuando lo estoy busco la belleza y la armonía en la naturaleza, como quien busca llegar del fondo del mar a la superficie. No importa lo malo que pase, mientras me de cuenta que puedo mejorar mi estado anímico al respecto. Las cosas negativas que hace algunos años atrás me amargaban por días o semanas, hoy solo me toma unos minutos el darme cuenta que estoy pensando algo que no me hace sentir bien. Será por eso que me considero alérgica a la tristeza y fanática de la dicha.

Creo fervientemente que hemos venido a este planeta tierra a aprender a ser felices y cuando lo somos estamos ayudando a que otros se contagien de nuestra sonrisa. Si estoy triste no puedo irradiar paz a los demás; por lo tanto es mi deber, como ser consciente, el mantenerme con buena onda. Pero…debo confesar que muchas veces no me es fácil. A veces mi mente se desvía de su estado de agradecimiento y comienza a recordar momentos duros, como cuando alguien me hirió con su accionar, cuando extraño a alguien que ya no esta, o cuando alguno de mis miedos no me permite hacer algo que deseo. Son esos momentos en los que estoy dolida o triste, los que me impulsan a buscar desesperadamente algo que calme mi estado anímico, mi falta de tranquilidad interna.

Como buena apasionada de la serenidad y el amor universal, he encontrado un gran arsenal de acciones que puedo tomar, tan pronto me doy cuenta que estoy enojada por que por ejemplo alguien me sacó de quicio. Puedo escuchar la música que mas me gusta, encender un incienso y disfrutar de su aroma. Puedo tomar un vaso de agua solo pensando en su frescura. Comer una deliciosa fruta degustándola lentamente cerrando los ojos. La acción que mas me gusta y siempre me trae de regreso a mi paz interna es salir a caminar, preferiblemente bajo la lluvia. La verdad hay tantas cosas que me hacen sentir bien que la lista es interminable. Solo debo recordar hacer uso de ellas la mayoría del tiempo.

He venido a este planeta a ser feliz y mi propósito de vida es aprender a serlo, por que al sentirme bien se expande todo lo bueno y eso es muy contagioso (como todo sentimiento). No es fácil pero tampoco imposible. Lograrlo me va a llevar la vida entera y mucha practica. Si cada día logro un ratito de paz y alegría eso cuenta y se acrecienta.

A veces cometo el error de fijarme en lo que otros hacen o no hacen, cosas que no son de mi agrado e inmediatamente me afecta. Me doy cuenta entonces que no estoy supuesta a juzgar a nadie, ni debo basar el origen de mi felicidad en las acciones de otras personas. Cada uno crea su propia realidad. La alegría no se compra en ningún lado. El vivir en armonía no se adquiere de otros, nadie me puede dar esos sentimientos. La paz interna y el regocijo se crean en mi ser, con mi accionar, con el recordar cada momento en admirar lo bueno, agradecer por lo que tengo y bendecir a todos con mi profundo amor y alegría de vivir este momento.

Abrazo de luz para ti!
Monica Elena
www.monicaelena.com

 

Leído 892 veces
Banner
Banner
Banner


Acceso al Sistema

Banner