Banner
Banner
Banner
Home Salud Decídete Romperás Cadenas
Viernes, 18 Agosto 2017 20:08

Romperás Cadenas

 
Valora este artículo
(1 Voto)

Opresión… es un sentimiento muy doloroso, pero sin él no lograríamos salir del poso. Sin pasar por el desierto no podríamos valorar el pastoral y su abundancia sin igual. Cada vez que nuestro ser siente la opresión de una vida, de un deseo que se es negado…algo se regenera en nuestro interior, algo se ilumina. Es el flujo de la vida buscando la próxima salida.

No temas las puertas cerradas, teme el perder la esperanza. Teme el desaliento y la apatía, pero no los sinsabores de la vida.

Un pueblo que sufre opresión esta siendo guiado a encontrar su mayor expresión, a valorar el poder de la unión y su fuerza imparable hacia una libertad merecida. La vida no castiga, nos da lecciones para que aligeremos las valijas, para que aclaremos nuestra mira.

Individuos y pueblos enteros, todos tenemos grandes anhelos. Esos deseos siempre van creciendo, llega un momento en el que la ebullición, fruto del lamento, estalla en todo su esplendor. Sueños de una mejor vida, sueños de camaradería, son alimentados cuando todo parece estar a la deriva.

No temas las grandes tormentas, teme el ahogarte en tus reproches a la vida. No temas al agresor y su látigo de seda, teme el enamorarte de su dulce castigo, creyendo que no existe nada mejor que tus heridas compartidas.

¿Te abandonaron? ¿Perdiste tu trabajo? ¿Te enfermaste gravemente?... No permitas que las horribles sorpresas te nublen el corazón con despecho. Da gracias por estos hechos, ellos tienen un propósito esencial en el gran contexto. Tu vida nunca será igual que antes. Tu ser aprenderá a valorar las alegrías y los valles. Le encontraras un sabor nuevo al abrazar, al admirar y al respirar puro aire.

Las grandes decepciones te pueden tirar al lodo por un instante, pero al igual que una palmera al terminar el viento fuerte de la tarde… a la mañana siguiente regresaras a tu estado habitual…erguida, fortalecida y radiante.

Rejuvenece tu convicción de una mejor posibilidad de vida. Aumenta tu tranquilidad y autoestima. Disminuye el parloteo sin sentido de tu mente, amigos y vecinos. Fluye como el crecimiento de un pétalo de flor, sabiendo que a tu alrededor otros pétalos se estan desarrollando igual que vos.

No temas lo que puede llegar a pasar por culpa de lo que pasó. Teme el olvidarte de tu sonrisa y de tu esplendor. Libera a tu propio opresor, tu rencor. El quejón en tu cabeza es el verdugo de la esperanza guardada en un cajón. Échalo o ignóralo. No permitas que se apodere de tus días. Sonríele y dile: “Gracias pero yo prefiero vivir mejor que vos. No tengo tiempo para vos”.

Romperás cadenas liberando tus penas. El pastoral llega, cuando mantienes tu fe en una vida plena. Arregla lo que te exaspera, poniendo orden allí afuera. Eliminando los extras en las alacenas. Alegra a otros y veras que todo llega a su tiempo y en completa armonía con el plan para tu vida. Esto que pasó es solo parte de un eslabón del gran collar de tu existencia. Solo un bache en el sendero que elegiste, para entender que solo el amor a tu ser y a los demás te salvará de las cadenas; aquellas que fortaleciste tiempo atrás. Olvídate de tu pesar, disminuye tu velocidad y veras las cosas simples de la vida. En ellas esta el renacer de la verdadera libertad.

Abrazo de luz para ti,

Mónica Elena
© 2017 por  www.monicaelena.com

 

 

 

 

 

Leído 377 veces
Banner
Banner
Banner


Acceso al Sistema

Banner