Banner
Banner
Banner
Home Reflexión Una Mirada Retrospectiva a la Educación Cristiana
Jueves, 20 Diciembre 2012 13:24

Una Mirada Retrospectiva a la Educación Cristiana

  Marcos Torres
Valora este artículo
(1 Voto)
La Santa Biblia La Santa Biblia

Contemplar la presente matriz cultural panamericana, requiere considerar seriamente la historia de la educación Cristiana, pues la transmisión y el desarrollo de una cultura está, entre otros muchos factores, -el clima, geografía, ecología, ergologías, migraciones-, determinada por la educación, en tanto que, procesos de socialización, establecimiento de referentes, formación, transmisión de capacidades e información, aún cuando, no se limite, a lo antedicho.

El Cristianismo surge en el horizonte mediterráneo, en un período de auge multicultural y es, con mucho, uno de los sistemas de pensamiento sincrético más exitosos de la historia.

La antigüedad de esta religión, su extensión territorial, su diversidad étnica, así como la diversidad de sus estructuras y contenidos, hacen muy difícil el estudio de sus muy variados sistemas educativos.

Jesucristo es el Maestro Original y modelo para todos los educadores cristianos.

El Maestro y sus doce apóstoles nacieron, vivieron y murieron judíos, por lo cual, es válido decir, que la educación de sus primeros seguidores, fue la educación judía para personas de su misma clase socio-económica.

En el caso de Pablo, -a quien se le atribuye casi la mitad del Nuevo Testamento-, nos dicen que tuvo una educación judía formal, y que además, también tuvo una formación helenística, como lo evidencia su presentación de la Enseñanza.

En el Evangelio de Juan, el lenguaje y pensamiento griego son las bases para transmitir su mensaje y teología.

Todo esto, nos indica, que la educación Cristiana, además de los elementos iniciales de su pedagogía, se conjuga con los sistemas educativos helénicos. Este proceso de hibridación cultural, se inicia antes de la Era Común, como lo atestigua la obra de Filón de Alejandría.

La transmisión de la educación Cristiana en base a los mencionados fundamentos, se ve interrumpida por la “revolución cultural” promovida por la necesidad política de los emperadores romanos, de potenciar su autoridad, mediante un nuevo sistema referencial, construido para consolidar el Imperio.

En esta dinámica, cierran la Academia de Platón, destruyen los centros de enseñanza no-cristianos y persiguen a los maestros de esos sistemas, todo lo cual, contribuye al advenimiento de la “Época Oscura”.

En ese período, la educación formal pasa a ser patrimonio de clérigos y de unos pocos nobles; en esas condiciones, la Orden Benedictina realiza -durante siglos- las labores requeridas para conservar y transmitir conocimientos y oficios.

El emperador Carlomagno comprende la importancia de la educación y solicita al monje Alcuino de York que modifique el sistema de escritura, para facilitar su enseñanza y uso, gracias a la cual, se emplean las mayúsculas, la puntuación y la separación de las palabras. Esto, al emplearse en las escuelas de palacio -en las que Carlomagno educaba a sus funcionarios-promueve profundos cambios de todo tipo.

En el Siglo XI, surgen las primeras universidades de Europa.

Es importante señalar, que hasta el Renacimiento, con excepción de la España islámica, los únicos sistemas educativos disponibles, fueron los cristianos y los judíos, aún cuando, los últimos, generalmente, estaban confinados al “ghetto”.

Cabe señalar que durante siglos, uno de los elementos fundamentales de la educación y de la difusión de las ideas y del conocimiento, fue el “Arte de la Memoria”, gracias al cual, memorizaban libros enteros y los recitaban, como sistema de transmisión, a las audiencias interesadas.

Las Artes Plásticas, las dramáticas y las narrativas, fueron elementos de fundamental importancia para la educación popular de la Edad Media, y lo siguieron siendo, hasta muy adelantado el Renacimiento.

El Renacimiento y la Reforma, armados de la imprenta y el papel, popularizan la lectura, lo cual cambia profundamente los sistemas educativos, haciendo de la transmisión de la información, un proceso individual.

Esto determinará que el estudio bíblico se realice de modos más flexibles que la “Lectio Divina” y menos ritualizados que la lectura cantada.

En ese tiempo, la Reforma enfatizará la lectura e interpretación individual de la Biblia, lo cual producirá profundos cambios culturales que diferenciaran notoriamente las culturas católicas de las protestantes.

La Iglesia Católica Romana, contrarresta con las Órdenes Docentes, tales como Jesuitas y Salesianos.

La eficacia de sus sistemas educativos y su visión políticas, además de recuperar territorios en Europa, les permite ganarlos en las “tierras de misión”: Américas, Asia y África.

El ascenso de la burguesía, la Ilustración y el incremento exponencial de las tecnologías, determina la necesidad de popularizar los centros de capacitación, estudio e investigación, labor que, hasta el Siglo XIX, fue mayormente realizada por las órdenes religiosas y tras la Reforma, por las Iglesias Cristianas.

A partir de este momento, Siglo XIX, los estados nacionales modernos facilitarán la educación, haciéndola inclusive, laica, gratuita y obligatoria, lo cual fue y sigue siendo una seria competencia para las instituciones educativas religiosas.

La separación entre la Iglesia y el Estado, tiene un considerable impacto sobre los sistemas educativos cristianos y también lo tienen los nuevos contenidos educativos modernos, lo cual hace que la educación Cristiana adopte y perfeccione los aportes de la modernidad para transmitir su legado.

A consecuencia de lo anterior, la importancia de los centros de educación cristianos en el presente, es considerable, como lo atestiguan las universidades de Princeton y Harvard, así como, las numerosas y muy respetadas universidades católicas.

Esta breve mirada retrospectiva hacia el tema de la educación Cristiana permite dimensionar lo que señaló, en su momento, el Maestro Joaquín Torres-García sobre la importancia de la cultura, definida ésta, como la unificación de los principios universales con las realidades concretas, en el sentir de un pueblo.

La difusión del Cristianismo, así como, su importante protagonismo global durante los últimos quinientos años, se deben, con mucho, a la eficacia de sus sistemas educativos, los cuales, se centraron en la enseñanza que presentara y transmitiera, a través de su irradiación espiritual, presencia, conducta, diálogos y parábolas, hace 2.000 años ya, un rabino galileo.

Marcos Torres Andrada
Hierofante Fundador
Iglesia del Culto Solar de las 16 naciones
Leído 1651 veces Modificado por última vez en Jueves, 20 Diciembre 2012 13:33
Banner
Banner
Banner


Acceso al Sistema

Banner