Banner
Banner
Banner
Home Gente Entrevistas José Artigas: del bronce, al héroe de carne y hueso
Viernes, 22 Junio 2012 16:06

José Artigas: del bronce, al héroe de carne y hueso

 
Valora este artículo
(2 votos)
Nelson Caula junto al Cónsul General uruguayo en New York, Carlos Orlando. Dos apasionados admiradores de José Artigas. Nelson Caula junto al Cónsul General uruguayo en New York, Carlos Orlando. Dos apasionados admiradores de José Artigas.

Charla del historiador Nelson Caula en el Consulado General del Uruguay en Nueva York, en el mes de los 248 años del nacimiento del protector de los pueblos libres, José Artigas.

El periodista e historiador uruguayo Nelson Caula, es más un asiduo lector y usuario de archivos, que de bibliotecas. Fue en esos lugares precisamente - donde no llega el sol de la patria-, que descubrió un Artigas muy diferente al de la historia oficial.

En sus palabras: “Un Artigas nuevo que viene cabalgando y está siendo reconocido en toda la región por la que luchó”.

Con 35 años de carrera periodística, Caula se formó transitando por distintos medios de prensa, mucho antes que surgiera en Uruguay la carrera de Ciencias de la Comunicación. Se enorgullece de haber estado siempre en la vanguardia, viviendo intensamente distintos períodos de la historia nacional, rodeado de íconos del periodismo y la política.

Autor y coautor de varios libros, dirigió la revista Guambia y tiene en su haber una documental: “13.500 años antes de la invasión”, sobre el pasado indígena uruguayo.

Comunicador por excelencia, diestro en el uso del lenguaje y con muy buena memoria, es un banco humano de apellidos y anécdotas, que entrega desinteresadamente a todo aquel que las quiera escuchar.

 

Tanto en la charla abierta que dictó en el pasado 6 de junio en New York, como en la entrevista que le realizáramos en Orange (NJ) dejó en evidencia su pasión por Artigas, sobre quien expresó:

“No conozco otro personaje de la historia que reúna tantos atributos como líder, Artigas fue un estratega natural y ejercía una gran atracción en personas de todos los estratos sociales, porque sin duda tenía carisma”.

Prosigue Caula: “En uno de mis viajes a Paraguay, una noche, un paraguayo que había tomado tanto como yo, me increpó que los uruguayos habíamos sido muy injustos con Artigas y con Paraguay, atacando y ensangrentado (Guerra de la Triple Alianza) la tierra donde Artigas vivió los últimos 25 años de su vida, tierra que amó y en la que tuvo un hijo, que terminó peleando contra sus hermanos”.

Al otro día, prosigue Caula, lo fui a ver y lo encaré, le pedí explicaciones, que luego corroboré en distintos documentos que ilustran y fundamentan mis investigaciones”.

“Artigas tuvo un hijo en Paraguay y se compenetró tanto con ese país, que en algún momento manifestó que sólo volvería a Uruguay si fuera de interés para Paraguay”.

Con respecto a sus descendientes, Caula subrayó que son miles y miles, Artigas tuvo 8 mujeres (la mayoría indígenas, todas sucesivas, pero no simultáneas) y 16 hijos.

“Fue una suerte de rompecabezas que fui armando con las partidas de nacimiento, identificando con nombres y apellidos, a sus mujeres y a sus hijos”.

Caula se apresta en breve a publicar el tercer volumen de “Artigas ñemoñaré” (que significa ‘descendientes’ en la lengua guaraní).

Libro que reconoce pasó del rechazo inicial, -allá por 1999 cuando fue editado-, a una mayor aceptación en el 2004, hasta el reconocimiento que tiene hoy en día, alcanzando la décimo primer edición.

Una evolución que marcan los tiempos, ‘las coordenadas de la historia’, como le gusta decir a Caula: “Porque la visión de Artigas también cambió, gracias a la exhumación de nuevos documentos y fundamentalmente, a una nueva manera de interpretarlos”, subrayó.

En el transcurso de su charla, Caula se mostró eufórico en resaltar “la verdad de la milanesa”, -frase que él mismo empleó -, cuando describió el perfil humano de José Artigas y lo hizo de la siguiente manera.

“Artigas era un hombre sencillo e instruido, un hombre de campo, que hablaba perfectamente el guaraní y que no se sentía a gusto en las ciudades. Buen cristiano, pero no un católico devoto.

En el norte, lo llamaron ‘el Washington del Sur’, por su conocimiento de los ideólogos de la independencia americana a los que admiraba, en especial, Thomas Paine”.

“Desde su adolescencia hasta los 30 años, vivió rodeado de los desposeídos: gauchos, negros cimarrones e indios de todas las etnias. Fue precisamente pensando en ellos que elaboró las ‘Instrucciones del Año XIII’ y su ‘Reglamento de tierras”.

“No es casualidad que pidiera que “los más infelices sean los más privilegiados”, porque esos fueron los amigos de su juventud y con los que se sintió muy identificado”.

“Un Artigas que fue contrabandista de cueros y trabajó liderando tropillas, que conocía del duro trabajo de campo y del reposo a la caída del sol, en ruedas de fogones donde nunca faltó una guitarra, cañitas brasileñas y las payadas”.

“Un estratega militar que no fue un militar de carrera, algo que la dictadura uruguaya nos quiso imponer.

La novedad más importante de la charla en el consulado, “la frutilla de la torta” ( parafraseando a Caula), es que los argentinos han reivindicando la figura de Artigas.

El gobierno de Cristina de Kirchner elaboró una ley que está a punto de ser firmada, por la cual Artigas pasa a ser un héroe preponderante para los argentinos.

Es un acto de “justicia histórica”, sobretodo pensando en Buenos Aires, donde Artigas fuera tan duramente combatido.

La Secretaría de Cultura de la Nación argentina, invitó a Nelson Caula a un ciclo de charlas y seminarios sobre Artigas, dentro del marco de las celebraciones por el bicentenario.

“Es asombroso la exaltación que se está haciendo de Artigas en la Argentina, por su causa federal y su rol como Protector de los Pueblos Libres”, subrayó el historiador.

Agregó : “Todos los gobernadores argentinos coinciden en este punto, en muchas provincias lo adoran a Artigas, en Misiones, en Entre Ríos. Estando en Córdoba, un ex-peón de campo se acercó y me dijo: “A ese Artigas del que usted habla yo ya lo conocía”.

“Artigas fue un adelantado, lo podemos apreciar con el Mercosur , la idea es artiguista, a favor de la integración y solidaridad entre países vecinos”, agrega Caula .

Sobre la película ‘La Redota’ hizo el siguiente comentario: “Le faltó fuerza y definición a ese Artigas, sin embargo el final, dijo Caula, no tiene desperdicio: un Artigas paisano, rodeado por indios, gauchos y negros que lentamente, despojado de todo, se queda solo frente a la puerta de la Ciudadela. Del esbozo tímido del dibujo, al cuadro final de Juan Manuel Blanes.

Para Nelson Caula se acerca el momento de abandonar a su personaje, así nos anunció.

No será fácil, porque como el mismo nos confesó: “Le debo mucho a Artigas, el haber visitado la Argentina, el Paraguay, haber viajado hasta aquí, conocerlos a todos uds. y cumplir un deseo: tocar las paredes del lugar donde vivió John Lennon”.

Entonces imaginé a Nelson Caula caminando por los alrededores del Cental Park, solo como Artigas frente a la Ciudadela, pensando quizás en su próxima documental histórica, la que estoy segura abordará con la misma pasión y amor que concedió a nuestro querido viejo, a Don José Artigas.

Por Solveig Gurgitano
* Por una ley del gobierno de Cristina de Kirchner, José Artigas será considerado prócer del pueblo argentino.
Leído 4066 veces Modificado por última vez en Miércoles, 29 Agosto 2012 20:06
Banner
Banner
Banner


Acceso al Sistema

Banner