Banner
Banner
Banner
Home Gente Entrevistas Julio Bocca: Prodigio de la danza nos cuenta sobre su vida y su nueva faceta como artista en Uruguay
Domingo, 25 Marzo 2012 20:24

Julio Bocca: Prodigio de la danza nos cuenta sobre su vida y su nueva faceta como artista en Uruguay

 
Valora este artículo
(4 votos)
Julio Bocca en su oficina donde desempeña el cargo de Director Artístico del Ballet Nacional del SODRE. Julio Bocca en su oficina donde desempeña el cargo de Director Artístico del Ballet Nacional del SODRE. Foto: Mariela Murdocco

Fueron veintisiete años de impecable carrera como bailarín de ballet. Julio Bocca se ha consagrado como uno de los bailarines más virtuosos del mundo y de todos los tiempos. Uno de los mayores exponentes de la danza clásica y una celebridad internacional, Bocca se ha ganado el cariño de la gente de una forma extraordinaria.

Julio Bocca y Mariela Murdocco“Julio Bocca baila como un Dios, por última vez”, tituló el New York Times en junio de 2006, refiriéndose a su última función “Manon” en Nueva York con la compañía American Ballet Theatre, culminando veinte años como bailarín principal de la compañía. Pero fue el 22 de diciembre de 2007, a sus cuarenta años de edad, que definitivamente bajó el telón de su carrera con una impresionante despedida en el Obelisco de Buenos Aires ante trescientas mil personas.

Luciendo una camiseta, bermudas oscuras y calzado deportivo, nos recibió en su oficina del Ballet Nacional del SODRE, donde desempeña labores como Director Artístico y nos habló sobre su carrera y su nueva vida en Montevideo. Enseguida que nos saludamos me dijo con gentileza que no tenía mucho tiempo porque tenía mucho trabajo. Me sorprendió su humildad y la serenidad de sus palabras, Bocca transmite paz con su voz suave.

Bailarinas de Julio Bocca

Gracias a la dirección del Maestro Bocca, quien no busca más que la excelencia, el SODRE que estaba en decadencia, se vio totalmente revitalizado desde su ingreso, con un éxito arrasador y entradas agotadas en cada presentación. Empero, tales esfuerzos se vieron empañados por conflictos sindicales que obligaron a cancelar ensayos y presentaciones. Desafiando al gremio cuando convocó un paro nacional la noche que estaba programada la obra Gisselle, Bocca se mantuvo firme y decidió no suspender la función. Delante del Auditorio Adela Reta, los manifestantes protestaron a todo volumen durante la función que contaba con la presencia del presidente José Mujica. Pero el 26 de agosto, no pudo evitar el paro y los espectadores se quedaron sin Giselle, el espectáculo de ballet más visto en la historia nacional. Más tarde Bocca amenazó: “Esa fue la primera y la última vez. Si cancelo otra vez es porque el teatro se vino abajo. Sino, hago la función como sea. Y sino, me retiro a casa muy tranquilamente.”

A pesar de los contragolpes, el show continúa, Bocca renovó contrato como Director Artístico hasta el año 2015 y armó una agenda de presentaciones locales, nacionales e internacionales también hasta 2015. El ex bailarín le dio vida al ballet nacional uruguayo y lo dotó de un nivel internacional de mayor calibre.

¿Porqué decidiste venirte a vivir a Uruguay?

Bueno yo me retiré cuando quise terminar mi carrera como bailarín, busqué un lugar tranquilo, un lugar donde podía salir a caminar por la calle, ir al supermercado, cocinar y pasar nada. Uruguay, Montevideo tiene eso maravilloso que es la rambla, toda la costa para poder caminar, hay mucha menos gente aquí que en Buenos Aires.

¿La gente no se te aproxima?

No, es diferente, digamos me saludan y todo pero con distancia. Ojo es maravilloso el cariño que me dan en Buenos Aires, pero a veces si salís, es todo el tiempo pidiéndote el autógrafo, que la foto, están todo el tiempo mirándote. Y cuando uno está trabajando, uno está en el ritmo de toda esa locura, pero cuando terminé no quería más nada.

Apenas te retiraste te viniste a vivir a Uruguay, ¿qué fue lo primero que hiciste?

Estuve un año y medio sin hacer nada y después me empecé a sentir medio incómodo sin hacer nada. Quería volver a transmitir lo que uno aprendió durante tantos años y empecé a ir como jurado de concursos, a hacer ‘master classes’ por el mundo y ahí me vino el ofrecimiento para dirigir aquí el ballet.

¿Cómo surgió esa propuesta?

Surgió en una reunión con el Ministro de Educación y Cultura (Ricardo Ehrlich), el presidente actual de la institución El Sodre (Fernando Butazzoni) y Gerardo Grieco que es el director del Teatro Solís. Yo también quería poder ayudar y aportar mi experiencia, me dieron la posibilidad, yo acepté y puse mis condiciones. El Ministro de Educación y Cultura enseguida al día siguiente me ofreció el puesto y le dije que sí. La verdad estoy muy feliz, se está volviendo a recuperar un ballet que tiene su historia y por diferentes razones le costaba volver a surgir.

¿Fue mucho trabajo revitalizar el Ballet Nacional del Sodre?

La verdad fue y sigue siendo mucho trabajo, todavía nos queda mucho por mejorar, pero se me dio mucha libertad y mucho apoyo. Voy haciendo audiciones todos los años para contratar a nuevos bailarines. Hay un setenta por ciento que son uruguayos y el resto tengo bailarines brasileros, paraguayos, argentinos, de Venezuela, de Perú y España. El año pasado llegamos a hacer ochenta funciones. Hemos hecho dos giras nacionales, hemos estado en España, en Italia por primera vez. Hemos estado en un festival de Cuba, en el Municipal de San Pablo. Este año empezamos con la producción de la Bayadera. Tenemos otra gira nacional, otra por Sudámerica, después hacemos Centroamérica, que incluye Miami.

Tenemos agendado hasta el año 2015. Además tenemos un convenio con la Opera de París, entonces viene un maestro de la escuela a trabajar aquí por tres semanas. Trato de incentivar a la juventud, trato de que tengan una continuidad de trabajo y la verdad estoy muy feliz como está saliendo todo, cada vez la compañía está mejor y de cada espectáculo hacemos diez funciones a sala llena.

¿Cuáles fueron los momentos más importantes en tu carrera?

Siempre digo es toda mi vida, es toda mi carrera. El haber empezado muy joven, a los 14 años firmé mi primer contrato en Venezuela, a los 15 ya era la primera figura invitada en el Municipal de Río, empecé a ser roles de solista y primer bailarín en el Teatro Colón a los 16 y 17. A los 18 años concursé en Moscú. A los 19 Mikhail Barishnikov me llevó como primer bailarín del American Ballet Theatre, bailé en todos los grandes teatros. Cree una compañía El Ballet Argentino durante veinte años, tengo una fundación (Fundación Julio Bocca) que ayudo a chicos que quieren estudiar danza pero que no pueden económicamente, les pago una beca de estudio con la fundación. Todo un montón de cosas que me dan mucha alegría y satisfacción.

Cuando Mikhail Barishnikov era el director del American Ballet Theatre te invitó a integrarte a la compañía, ¿cómo fue esa experiencia?

De golpe termina el concurso de Moscú (ganó la Medalla de Oro), recibir un llamado donde me invitan a conocer personalmente al Sr. Barishnikov, viajar hasta USA, a hacer una clase solo con él, y al día siguiente firmar el contrato como primer bailarín. Imaginate que a los 19 años llegué a Nueva York, me esperaba una limusina y yo era un chico de Munro, provincia de Buenos Aires, de familia media clase baja y entonces era mucho, encima entrar en una de las mejores compañías del mundo por la puerta grande y Nueva York.

¿Qué fue lo más difícil de toda tu carrera?

Quizás una de las cosas que disfruto acá es que me levanto en mi casa, voy a trabajar y vuelvo a mi casa. Durante toda mi vida la mayoría de las veces era a hotel, a veces pasaba solo ochenta días al año en mi casa, entonces llega un momento que pesa. La verdad, mira yo tengo siete operaciones, en los meniscos, los ligamentos de los dos pies, en las rodillas, pero tá, cosas del trabajo.

Sino hubieras hecho ballet, ¿a qué te hubieras dedicado?

La verdad que no sé, pero siempre va por el camino artístico, capaz patinador sobre hielo, gimnasia artística, digamos todo por el lado del físico y de expresarme con el cuerpo.

¿Tenés familia aquí, o algún amor?

Estoy muy bien, en pareja hace cuatro años. Parte de mi familia está en Buenos Aires, mi madre sigue viva por suerte y mi hermana con tres sobrinos.

Tenés tres años más aquí en el Sodre, ¿pensás que te gustaría volver a Argentina o a otro país?

Mira ahora tengo un proyecto acá hasta el 2015, y después vamos viendo. Sí me gustaría en un futuro poder dirigir el ballet del Teatro Colón y nunca descarto volver a trabajar en Nueva York, me gustaría quizás en un futuro con el American (Ballet Theatre).

¿No extrañas los aplausos, salir a bailar, no te dan ganas de volver a salir al escenario?

No, la verdad que no y los aplausos no los recibo directamente, pero sí indirectamente, cuando se levanta el telón van para los bailarines que estoy preparando, para mí eso es maravilloso y lo seguís viviendo.

Fotos : Mariela Murdocco
Leído 3367 veces Modificado por última vez en Miércoles, 29 Agosto 2012 19:42
Banner
Banner
Banner


Acceso al Sistema

Banner